Google

Datos personales

Sydney, NSW, Australia
Psicóloga Clínica. Maestra en Intervención en Ansiedad y Estrés - Universidad Complutense De Madrid

Porque acudir a Terapias Virtuales ?


Si por algún motivo ha tenido que dejar de asistir con su terapeuta por razones de tiempo y/o espacio esta es una opción para usted.
Si le teme asistir a la consulta, si tiene algún impedimento físico que le dificulte desplazarse hasta un consultorio, o por que por este medio puede eliminar ciertas inhibiciones que le han impedido acceder a una consulta psicológica, esta es una alternativa para usted en asesorias psicológica

Tienes Problemas de Ansiedad ?


Ofrezco información y asesoría para un manejo adecuado de la ansiedad y el estrés.
Las sesiones pueden ser únicamente virtuales mediante chat, de forma escrita o con camara y micrófono, así como personales.

La evaluación es gratuita. Los honorarios correspondientes a la consulta son muy accequibles y serán consignados por depósito en cuenta de ahorros.

Si desea contactarme escribame a:
isaboada@gmail.com

miércoles, 16 de abril de 2008

Situaciones cotidianas que provocan normalmente ansiedad

Algunas situaciones cotidianas tienden a producir niveles altos de ansiedad en bastantes individuos, como por ejemplo: estudiar, trabajar, al ir a dormir, etc.
Las personas que están nerviosas en este tipo de situaciones, de alta frecuencia, suelen ser personas nerviosas, en general. En términos más psicológicos, diríamos que estas personas probablemente tendrán altas puntuaciones en los test que miden rasgo general de ansiedad. Para los individuos con alto nivel de rasgo de ansiedad, prácticamente cualquier situación puede generar altos niveles de ansiedad, aunque no suceda nada en especial.
Para algunos individuos, por ejemplo, aquellos que padecen un trastorno de ansiedad generalizada, en cualquier situación, por cotidiana que sea, puede haber altos niveles de ansiedad.

Principales situaciones fóbicas que provocan ansiedad y evitación

Hay una serie de situaciones típicamente fóbicas, que son evitadas por algunas personas, debido a que les provocan reacciones muy intensas de ansiedad o temor. Algunas de estas situaciones fóbicas son:
- Ir al dentista,
- Las inyecciones, o la sangre,
- Las multitudes,
- Los espacios cerrados,
- Viajar en avión o en barco,
- Las escenas violentas,
- Los espacios cerrados, u otras situaciones donde es más difícil respirar, o escaparse (en caso de que surja la reacción de ansiedad), etc.

Situaciones que provocan ansiedad interpersonal o social

Son situaciones en las que se produce una interacción directa con otras personas. Por lo tanto, son situaciones similares a las situaciones de evaluación, aunque más personales, más cara a cara, como por ejemplo:
Tener una conversación a solas con una persona del otro sexo, asistir a un cita, ir a una reunión social, conocer gente nueva, etc.

En estas situaciones existe la posibilidad de ser o sentirse rechazado por el otro.

Situaciones que provocan ansiedad de evaluación

Son aquellas situaciones en las que el individuo se siente evaluado, como por ejemplo: hablar en público, hacer exámenes, hacer entrevistas, ser observado, o supervisado, tomar decisiones, etc. En todas estas situaciones existe la posibilidad de ser evaluado negativamente.
Existe, por lo tanto, la posibilidad de obtener consecuencias negativas para nuestros intereses.

miércoles, 26 de marzo de 2008

Síntomas de la Ansiedad mas frecuentes:

1. A nivel cognitivo-subjetivo:
preocupación,
temor,
inseguridad,
dificultad para decidir,
miedo,
pensamientos negativos sobre uno mismo
pensamientos negativos sobre nuestra actuación ante los otros,
temor a que se den cuenta de nuestras dificultades,
temor a la pérdida del control,
dificultades para pensar, estudiar, o concentrarse, etc.

2. A nivel fisiológico:
sudoración,
tensión muscular,
palpitaciones,
taquicardia,
temblor,
molestias en el estómago,
otras molestias gástricas,
dificultades respiratorias,
sequedad de boca,
dificultades para tragar,
dolores de cabeza,
mareo,
náuseas,
molestias en el estómago,
tiritar, etc.

3. A nivel motor u observable:
evitación de situaciones temidas,
fumar, comer o beber en exceso,
intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, tocarse, etc.),
ir de un lado para otro sin una finalidad concreta,
tartamudear,
llorar,
quedarse paralizado, etc.

domingo, 9 de marzo de 2008

¿Qué tipo de situaciones provocan ansiedad?

Provocan ansiedad aquéllas situaciones que pueden tener consecuencias amenazantes para el individuo. La reacción de ansiedad es una reacción de alarma ante un peligro potencial. Se han hecho diferentes clasificaciones sobre tipos de situaciones ansiógenas (que producen ansiedad), pero podemos incluir como situaciones susceptibles de producir ansiedad (aunque no la producen con la misma intensidad en todos los individuos), las siguientes:
  • situaciones de peligro físico (en las que peligra la supervivencia o la integridad del individuo),
  • situaciones de evaluación (en las que el sujeto se siente evaluado y el resultado de esta evaluación puede arrojar un saldo positivo o negativo),
  • situaciones de amenaza interpersonal o social (situaciones más cara-a-cara que las anteriores),
  • situaciones en las que se encuentran elementos fóbicos (viajar en avión, inyecciones, sangre, tratamiento dental, animales inofensivos, aglomeraciones, espacios cerrados, aguas profundas, etc.),
  • situaciones ambiguas o novedosas (desconocidas para el individuo, sobre las que no tiene experiencia),
  • situaciones en las que el individuo percibe una pérdida de control (pérdida de control sobre los resultados, sobre su ansiedad, sobre su conducta, etc.)
  • pero cualquier situación cotidiana (como intentar dormirse, trabajar, estudiar, etc.) puede ser una situación ansiógena, si el individuo está pensando en cosas amenazantes, o que pueden tener consecuencias negativas para sus intereses.

Efectos del Estrés Laboral en el ser humano

Efectos emocionales: Ansiedad, Agresión, Apatía, Aburrimiento, Depresión, Fatiga, Sentimientos de culpa, Vergüenza, Irritabilidad, Mal genio, Tristeza, Baja autoestima, Tensión, Nerviosismo, Soledad
Efectos sobre el pensamiento: Incapacidad para tomar decisiones, Incapacidad para concentrarse, Olvidos frecuentes, Hipersensibilidad a la crítica, Bloqueos mentales
Efectos sobre nuestro comportamiento: Predisposición a accidentes, Consumo de drogas, Explosiones emocionales, Comer en exceso, Falta de apetito, Beber y fumar en exceso, Excitabilidad, Conductas impulsivas, Alteraciones en el habla, Risas nerviosas, Incapacidad de descansar, Temblores
Efectos sobre el trabajo: Absentismo, Relaciones laborales pobres, Altas tasas de cambio de trabajo, Mal clima en la organización, Antagonismo con el trabajo, Falta de satisfacción con el desempeño del empleo, Mala productividad

Estrés Laboral

Hablamos de estrés cuando se produce una discrepancia entre las demandas del ambiente, y los recursos de la persona para hacerles frente.
El estrés es una respuesta adaptativa, que en un primer momento nos ayuda a responder más rápida y eficazmente a situaciones que lo requieren.
Nuestro cuerpo se prepara para un sobreesfuerzo, somos capaces de procesar más información sobre el problema y actuamos de forma rápida y decidida.
El problema es que nuestro cuerpo tiene unos recursos limitados y aparece el agotamiento.
Relacionado con el estrés laboral, aparece el Síndrome de Burnout o estar quemado. Éste ha sido entendido como una respuesta emocional y cognitiva a ciertos factores laborales e institucionales, o como consecuencia del estrés.
Se ha comprobado que la preparación de un determinado grupo de profesionales no siempre es suficiente para afrontar situaciones habituales de su trabajo, dando lugar a la aparición de dificultades emocionales y conductuales y conllevan un sentimiento de fracaso personal e/o incapacidad para el ejercicio de la profesión.

sábado, 8 de marzo de 2008

¿Es lo mismo la Ansiedad y el estrés?

En muchas ocasiones los términos ansiedad y estrés se usan como sinónimos, sin embargo, existen campos de trabajo en investigación y en la práctica profesional diferentes, aunque ciertamente con algunos solapamientos. El estrés es un proceso en el cual el individuo se enfrenta a las demandas de una situación importante para él. Este proceso puede desencadenar una reacción de ansiedad, que es una emoción desagradable que surge ante una posible amenaza. Ahora bien, el estrés también puede desencadenar otras reacciones emocionales distintas de la ansiedad, por ejemplo: alegría, satisfacción, enfado, tristeza, etc. El estrés está más asociado con cansancio y agotamiento que la ansiedad. Una persona puede estar agotada por exceso de trabajo, o por algunas otras situaciones, sin que el individuo manifieste un estado especial de nerviosismo o ansiedad. Por otro lado, las situaciones estresantes incluyen diferentes tipos de situaciones relevantes para el individuo (amenaza, peligro, daño, pérdida, etc), mientras que las situaciones ansiógenas son siempre situaciones de tipo amenazante, al menos tal y como las percibe el individuo.

¿Qué es el estrés?

El estrés puede entenderse como una sobrecarga para el individuo. Esta sobrecarga depende tanto de las demandas de la situación, como de los recursos con los que cuenta el individuo a para afrontar dicha situación. Cuánto mayores sean las demandas de la situación y cuánto menores sean los recursos del individuo, la sobrecarga será mayor.
El estrés puede ser positivo o negativo. Es positivo cuando el individuo interpreta que las consecuencias de la situación serán favorables para sus intereses. Por el contrario, si percibe que dichas consecuencias serán desagradables o perjudiciales, el estrés será negativo. En ambos casos el estrés produce cansancio, activación fisiológica, etc.; sin embargo, el estrés positivo genera emociones positivas o agradables, mientras que el estrés negativo produce emociones negativas o desagradables.

El estrés se ha entendido como estímulo, como una serie de situaciones altamente relevantes y con una fuerte demanda de recursos para el individuo, como por ejemplo:
- catástrofes naturales,
- separación o divorcio,
- pérdida de un ser querido,
- ruina económica,
- matrimonio,
- nacimiento de un hijo, etc.

También el estrés ha sido entendido como respuesta. Por ejemplo, como los cambios biológicos asociados a las situaciones estresantes. Estos cambios biológicos siguen:
una primera fase de preparación (se inicia la activación),
una segunda fase de mantenimiento (la alta activación fisiológica es necesaria para afrontar las demandas de la situación y no puede disminuir),
y, por último, la fase de agotamiento (en la cual ya no se mantiene el nivel de alta activación fisiológica, que cae bruscamente).
Estas tres fases componen el Síndrome General de Adaptación, que estudió Selye.
Hoy en día el estrés se interpreta como un proceso interactivo, en el cual están en juego las demandas de la situación y los recursos del individuo para afrontar la situación. Las demandas de la situación dependen de la valoración subjetiva que el individuo realiza sobre cómo dicha situación afectará a sus intereses. Por lo tanto, una misma situación puede ser mucho más estresante para un individuo que para otro. A su vez, los recursos de afrontamiento son valorados también por el propio individuo, que puede juzgarlos inadecuados, aunque realmente no lo sean. Este sesgo en la valoración de los recursos propios originará también una mayor reacción de estrés, una mayor sobrecarga, y un peor aprovechamiento de los recursos propios.

¿Qué es la ansiedad?

Es una emoción natural. Por lo tanto, la ansiedad guarda algunas similitudes con otras reacciones emocionales, tales como la alegría, el enfado, la tristeza, el miedo, etc. La ansiedad es experimentada como una emoción desagradable, negativa, que surge en una situación ante la que el individuo percibe una amenaza (posibles consecuencias negativas). Para afrontar esta situación y tratar de reducir las consecuencias negativas el individuo debe ponerse en alerta.
La reacción emocional puede observarse a un triple nivel: cognitivo-subjetivo (la experiencia), fisiológico (cambios corporales) y motor (conductual-observable).
A nivel cognitivo-subjetivo, la ansiedad se caracteriza por sentimientos de malestar, preocupación, hipervigilancia, tensión, temor, inseguridad, sensación de pérdida de control, percepción de fuertes cambios fisiológicos (cardiacos, respiratorios, etc.)
A nivel fisiológico, la ansiedad se caracteriza por la activación de diferentes sistemas, principalmente el Sistema Nervioso Autónomo y el Sistema Nervioso Motor, aunque también se activan otros, como el Sistema Nervioso Central, o el Sistema Endocrino, o el Sistema Inmune. De todos los cambios que se producen, el individuo sólo percibe algunos cambios en respuestas tales como la tasa cardiaca, tasa respiratoria, sudoración, temperatura periférica, tensión muscular, sensaciones gástricas, etc. La persistencia de estos cambios fisiológicos puede acarrear una serie de desórdenes psicofisiológicos transitorios, tales como dolores de cabeza, insomnio, disfunción eréctil, contracturas musculares, disfunciones gástricas, etc.
A nivel motor u observable, la ansiedad se manifiesta como inquietud motora, hiperactividad, movimientos repetitivos, dificultades para la comunicación (tartamudez), evitación de situaciones temidas, consumo de sustancias (comida, bebida, tabaco, etc.), llanto, tensión en la expresión facial, etc.